Domhan Roinnte

Hace tiempo...

Diario:

08/02/14:
En el desayuno la cocinera orca nos dijo que le gusataba MUCHO la carne de cocodrilo, así que fuimos, cazamos unos cuantos y vendimos sus pieles.
Después escuchamos unos rumores de que estaban desapareciendo granjeros. Investigamos el tema, y entre conjeturas y deducciones llegamos a que todo esto estaba relacionado con los hombres lagartos y un troll.

xx/xx/xx:
Hubo el embrollo en el barco, cuando nos bajamos fuimos a la taberna, hicimos el espectáculo en la taberna, y nos quedamos a dormir.

xx/xx/xx:
Cada uno fue a ver a su maetro en cima del salto, a mí El Verde me encargó la misión para llevar una esfera del tamaño de un puño (que podría servir para arrancar algo). Entoces, acordamos que el mejor modo de llegar a la ciudad de destino, era bajar por el río en un barco. Pero eh! un barco sale caro, así que me colé dentro confundiendo a un robusto señor con naranjas mágicas.

xx/xx/xx:
Matamos a Kalarel (señor malo) en la Fortaleza del Páramo Sombrío, Kalarel, entoces volvimos a la ciudad, lo festejamos y lo hablamos con el señor de la ciudad, Lord Paragraid. Entoces, el grupo partió hacia Cima del Salto, menos Splag, el pobre trasgo se quedó solito con Valthrun, el señor de la torre de Refugio Invernal.

Fuimos a la tumba de un dragón, que era donde había ido un maestro de Valford (que trabajaba en la guardia de Cima del Salto) que estaba desaparecido. Cuando llegamos a allí, habían unos tipejos y un gnomo que se hacía invisible.
Abrimos un saco y ahí estaba el maestro de Valford, nos dió un amuleto mágico y entre las cosas del gnomo enontramos una nota de un tal Kalarel.
Le decimos esto a la elfa, y nos manda a un lugar cerca de unas cataratas, pero cuando llegamos a ahí, solo había kóbolds, muuuchos kóbolds. Y luego diente de hierro. Cuando le vencimos, que por cierto no murió nadie, encontramos otra nota de Kalarel diciendo algo de un Portal que quiere abrir y que debería estar listo en varios días.

Volvimos a la ciudad y hablamos con <elfa> que nos dice que nos verá a medianoche en su habitación. Para hacer tiempo, hablamos con Lord Paragraid, que nos dice que los kóbolds ya no son un problema. pero que es posible que hayan actividades cultistas en la vieja fortaleza. Cuando fuimos a ver a la elfa, no estaba.
Nos preparamos para otro viaje, esta vez hacia la fortaleza. Cuando llegamos, encontramos unos goblins y una trampa de foso en la que cayó Shaggarth. Entoces oí un tintineo de unas cadenas. Cuando me asomé, un triste, pobrecito trasgo me lanzó una mirada llorosa y triste. No podía dejarlo ahí. Así que llegamos a un acuerdo. Nos informa de que el que está al mando de los goblins es un tal Balgron el Gordo. Nos colamos en su oficina, pero nos tendieron una enboscada
(DM: hab’ian dos cabecillas, en el piso de arriba,balgron, al que asaltasteis mientras dorm’ia, abajo un general hobgoblin, quien esperaba en su oficina para emboscaros)
Después de varios días ahí metidos, decidimos salir a coger aire y volver a Refugio Invernal para descansar. Pero resulta, que cuando volvemos los muertos están empezando a salir de sus tumbas, liderados por <elfa>. Le llevamos al calabozo de Refugio Invernal y volvemos a la fortaleza. Nos encontramos con unos esqueletos que salían de la pared, que llevaba a la cripta de un guerrero de Bahamut. Nos dió sus cosas.
Encontramos una gran puerta, que daba al interior de una catedral en ruinas con una fuente llena de sangre, y en el centro, un enorme pozo por el que bajaba la sangre. El pozo tenía forma de boca de demonio. Nos encontramos a kalarel y en frente de él, un portal siendo rasgado por una mano gigante.

xx/xx/xx:
Nimozarán el verde me dijo que fuese a hacer un plano de la fortaleza del Páramo Sombrío por misterios misteriosos. Antes de llegar a refugio invernal, nos atacaron unos kóbolds malvados cuando acampábamos.
Conocimos a Lord Paragraid, el alcalde de Refugio Invernal. Nos dijo que si nos ocupábamos del tema de los kóbolds nos recompensaría.
Nos encontramos con <elfa>, intenté engatusarla con mis habilidades románticas pero no funcionó.
Entoces conocimos a Valthrun, el señor de la torre que podría proporcionarnos la ubicación de la fortaleza. Elaion le retó a una competición de bebida y lo consiguió (?).
(DM: Elaion perdi’o, Valthrun estaba dispuesto acompartir esta informaci’on, pero le pareci’o que ser’ia divertido)

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.